danzar es sentir, sentir es sufrir, sufrir es amar; usted ama, sufre y siente, ¡ usted danza !

Isadora Duncan

danzando en tránsito contínuo, siempre parece ser un inicio

No puedo remediar sentir cada día, cada vez, cada danza como el inicio de un bonito viaje en movimiento. Incluso este espacio donde pretendo reflejar parte de mi experiencia, mis inquietudes, mis danzas y andanzas, no deja de ser una revisión de trayectos realizados y los que quedan por realizar…, algunos en soledad, otros en compañía o compartidos con otros viaeros y viajeras que coinciiendo en espacio y tiempo hemos construidos lindas, sufridas y sentidas danzas, bailes y/o movimientos que en algún lugar permancen.

TRES PERFILES DE SARA:

El más puro, iniciador de todo y permanente: SARA QUE DANZA
El que no puede evitar, que está en su naturaleza por cuenta y riesgo: SARA QUE EMPRENDE
Y la cara más sufrida, sentida y rabiosa SARA SOCIAL

 

danza

mi vida desde y para la danza


Toda mi vida focalizada hacia y desde la danza. Y, es a través de ese estado del «danzar» que me he conocido, reconocido, perdido una y otra vez, viviendo instántes críticos y otros más lúdicos generadores ambos de múltiples sensaciones e incertidumbres que me han lanzándo una y otra vez a la busqueda de nuevos caminos.

emprendimiento

idea – posibilidad – flecha


El cuerpo en movimiento, el alma danzada y la experiencia artística, ha favorecido al desarrollo de mi ser más creativo, empoderado y elocuente.

A partir de ahí, dejando brotar las ideas y dando paso al coraje un mundo de posibilidades se descubren ante mi, donde poder probar una y otra vez mis mejores danzas.

social

acción cultural por el desarrollo


El sentido de encontrar sentido a lo que haces es toda una reflexión y cobra verdad cuando la acción, está en sintonía con la pasión y tus valores, por ello una programación cultural sin compromiso y alejada de cualquier realidad social, para mí no tiene sentido y se convierte directamente en algo decorativo…, simplemente, ahí no está mi energía.