danzar es sentir, sentir es sufrir, sufrir es amar; usted ama, sufre y siente, ¡ usted danza !

-Isadora Duncan-

 

Siento cada día, cada danza como el inicio de un interesante viaje en movimiento. 

Este espacio refleja  experiencias, inquietudes, trayectos, danzas y andanzas… algunas de ellas en soledad, otras en compañía,  compartiendo  espacio y tiempo… donde se han construido proyectos, danzas y movimientos efímeros que en algún lugar permanecen.

Sara cultiva y desarrolla tres perfiles en el transcurso de su viaje personal y profesional: SARA DANZA / SARA EMPRENDE / SARA SOCIAL.

 

danzando la vida


Una vida focalizada hacia y desde la danza. A través de ese estado «danzando en un continuo inicio», me he conocido, reconocido, perdido una y otra vez, he vivido instantes críticos y otros mas lúdicos…, se ha ido formando un camino, un trayecto, ha generado andanzas y abierto nuevas y  maravillosas incertidumbres por danzar.

idea – posibilidad – flecha


Cuerpo en movimiento, alma danzada y  experiencia artística, ha favorecido al desarrollo de mi creatividad emprendedora con fortaleza para arriesgar, tropezar y levantar no sólo el cuerpo sino también el ánima. Las ideas brotan y un mundo de posibilidades se descubren ante mí, que con un poquito de coraje, se convierten en nuevas vivencia a danzar.

acción, cultura y desarrollo


El sentido de encontrar sentido, no sólo a lo que te envuelve sino. a lo que haces, es motivo de  reflexión y acción en mi forma de trabajar. Encontrar sintonía entre pasión, valores y acción es la dificultad. Una programación cultural alejada de su contexto social, no tiene sentido y se convierte directamente en algo decorativo… simplemente, ahí no está mi energía.